ÚLTIMA HORA

POR UNA ISLA MÁS SOCIAL

Las políticas sociales en la isla dejan mucho que desear y eso a pesar de que los que gobiernan en el Cabildo anunciaron a bombo y platillo actuaciones sociales que nunca se hicieron realidad durante su mandato. Si algo tenemos claro desde Unidos por Gran Canaria es que no podemos permitirnos una legislatura más donde las políticas sociales se queden en un mero eslogan.

Un ejemplo claro lo tenemos en la falta de plazas de residencia para nuestros mayores. Actualmente la lista de espera supera las 3.000 personas, una situación insostenible que muchas familias demandantes de este servicio no entienden. Desde Unidos por Gran Canaria impulsaremos la creación de plazas de residencia de alto, medio y bajo requerimiento, necesarias para atender la lista de espera en esta materia, así como centros de día y apoyo a la asistencia domiciliaria. Para ello utilizaremos los recursos del Cabildo, que los tiene y muchos, pero hay que saberlos gestionar y no guardarlos bajo el colchón como ha hecho el tripartito con más de 500 millones de euros.

Con ese dinero, por poner otro ejemplo, José Miguel Bravo de Laguna hubiera incrementado las plazas de la Red de Atención a la Dependencia para reducir listas de espera; e incrementado los recursos destinados a servicios de atención a domicilio, teleasistencia, unidades de descarga familiar de fin de semana y servicios de atención a cuidadores de personas dependientes.

Ese dinero hubiera podido servirnos para incrementar los fondos de Emergencia Social y así garantizar la atención a situaciones básicas de necesidad de la población. Además de colaborar con las ONGs que desarrollan proyectos sociales, mejorando su financiación, especialmente de aquellas que contribuyen a erradicar la pobreza y la exclusión social en nuestra isla, además de poner en marcha un gran Centro Social en la antigua Casa del Niño en San José, Las Palmas de Gran Canaria.

También se podría haber destinado a los programas para la erradicación de la pobreza infantil, y a la mejora de protocolos de atención en la Red de Acogida Residencial de Menores en Desamparo o a la atención a niños con discapacidad, creando un centro permanente de 24 horas y más centros para atender situaciones de urgencia, con ayuda al transporte para actividades complementarias y un plan de actividades deportivas en las aulas enclave.

Con parte de esos 500 millones podríamos dar un impulso al proyecto Gran Canaria Accesible, para conseguir que la isla avance en medidas que garanticen la accesibilidad, convirtiéndola en un referente mundial en facilidades para las personas con discapacidad o destinarlos a la Red Insular de Atención y Prevención de Violencia de Género y luchar por conseguir una reducción de las desigualdades sociales.

En Unidos por Gran Canaria garantizamos que la política social será una de nuestras grandes prioridades, con el fin de acometer todas las propuestas que aquí hemos desarrollado, pero que otros han ignorado o no han sabido gestionar durante estos cuatro años de mandato.

Ángeles Batista, candidata de Juntos por Gran Canaria al Cabildo

Noticias más leídas del día