ÚLTIMA HORA

JORNADAS, REGISTROS, HORAS EXTRAORDINARIAS Y COTIZACIONES

Tanto Pedro Sánchez como presidente en funciones, así como su ministra de Trabaja, Magdalena Valerio, jamás olvidarán que uno de los desdichados “viernes sociales”, cargados de descarado electoralismo y aprovechando el final de la legislatura, decidieron que el 12 de mayo entraría em vigor el Decreto sobre el “Registro de la Jornada Laboral”, Fecha que indefectiblemente acarreará muchos más contratiempos de los que puedan imaginar, cuando lo pretendido, entre otros motivos, era un falso gesto de acercamiento a los sindicatos.

 

   En principio, no olvidemos que el citado Decreto afectará a 3,5 millones de empresas y 16 millones de trabajadores, con la consiguiente repercusión en las relaciones laborales y organización del trabajo.

 

    Controlar el cumplimiento de un horario no es nada nuevo. La dificultad aparece cuando se plantea la realización de horas extraordinarias y su control por parte del ministerio a través del la Inspección de Trabajo para gestionar su cuantía, retribución, cotizaciones, etc., dado que en ciertas ocasiones no se efectúa su tramitación adecuada tanto en el caso de colaboradores con jornada completa o bien a tiempo parcial, estableciéndose sanciones entre 600 y 6.000 euros para tratar de eliminar el correspondiente fraude.

 

   Debido a lo prematuro de la implantación y que ocasionalmente los registros no ofrecen la suficiente  seguridad, ha surgido cierta incertidumbre tanto en el sector empresarial como entre la clase trabajadora. La mayoría de las compañías están alegando no estar preparadas ni disponer de los medios adecuados para la implantación del mencionado registro que preserve con garantía la identidad del empleado.

 

   En dicho proceso, será el Ejecutivo quien asuma el cumplimiento de los límites en materia de jornada, corriendo a cargo de las empresas la necesidad de efectuar las horas extraordinarias. Sobre tan complejo tema y como ejemplo, cabría destacar que a lo largo del primer trimestre de 2019 se realizaron 5.679,4 horas extraordinarias, de las cueles se pagaron 3.042, quedando el resto de 2.637,4 sin abonar. Recordemos que en un país como el nuestro donde el tejido empresarial mayoritariamente se compone de Pymes, en muchos casos las empresas pequeñas carecen de una representación legal de trabajadores.

 

   Resulta curioso que por parte de la ministra Valerio, tras cuatro días después de prometer “mesura” a los empresarios en torno a la aplicación del nuevo registro horario, modificase notablemente su postura, alegando que “nadie se ha tomado en serio” la entrada en vigor de la norma, manifestando que la Inspección de Trabajo ya está preparada para imponer multas de inmediato. Por su parte, el empresariado ha advertido que tal medida puede originar un impacto directo sobre la creación de empleo. Por su parte, Lorenzo Amor, presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos, alegó que “esta medida es una traba, y cuando se ponen trabas, es más difícil crear empleo”

 

   Y para terminar, ya puestos, ¿Qué opina la Sra.  Ministra sobre los miles de horas que se  efectúan en el sector de la hostelería donde en muchos casos no se cobran y menos se cotizan? ¿Qué estrategia tiene previsto arbitrar para eliminar este presunto fraude? ¿Otro nuevo Decreto?....¡¡Tiempo al tiempo!!

 

Noticias más leídas del día