ÚLTIMA HORA

EL ÚLTIMO TANGO DE LOS SEPARATAS

Como la gente en Cataluña, a la que se prometió el maná con la independencia, empieza a mosquearse y a mirarse el bolsillo; como en el extranjero, tras sólo haber estudiado todos los acontecimientos con algo de detenimiento, tampoco tragan, y eso de los tropecientios heridos en el 1-O (con fotos de antiguos sucesos, incluso de los propios Mossos años atrás cargando y apaleando a catalanes) se está volviendo en un boomerang contra ellos; como a esas y otras muchas mentiras de las cofradias “España nos roba”, el “Estado opresor” y “España asesina”  ya se las denominan los “fakes de los separatistas catalanes”;  como sus propios actos con amenazas, coacciones e insultos (como los de Llach, gran diputado demócrata del parlamento catalán, llamando “carroña” a los catalanes que no piensan como los separatistas y “cerdos” a los dirigentes de la UE) les descalifica totalmente y pone al descubierto su falso seudo-pacifismo ghandiano y su peculiar democracia, los separatisras están quemando sus últimos cartuchos, pero sin demasiada efectividad.

 Así, ese video conmovedor de “Help Catalandia” ha servido para que algunos se les salten las lágrimas, sí, pero por la hilaridad provocada. También, escocidos, afirman que “el Rey es como Franco”(!?). Hablan, como muchos otros, solo de que “Rajoy” o “el PP han puesto en marcha el artículo 155”, cuando ha sido el Gobierno de España el que lo ha hecho, además con el apoyo del PSOE y Ciudadanos, como se ha repetido varias veces y ha quedado claro. Como clara también está la posición de Podemos.

 A la manifestación del 21-0, que ya el nombre de la convocatoria (“por los Jordis”) ha levantado alguna que otra sonrisa, asistió mucha menos gente de lo que los separatistas hubieran deseado, menos que en algunas Diadas, y cuyo número no superó al de la manifestación del 8-O de ese otro casi 50% de catalanes por la unidad y contra el separatismo.

 Luego esán los cartuchos de algunos conocidos personajes, como ese que desde la distancia no acaba de salir del armario, y los de Piqué, que hace jocosos e irónicos comentarios sobre el adictronamiento de los niños en escuelas catalanas, pues, evidentemente, tiene mucha gracia que se obligue a salir al patio de un colegio a niños dr cinco años para guardar un minuto de silencio y asustarles con cuentos, es decir, con más “fakes”

 Ahora la Generalidad catalana pretende jugar más al poker y chantajear al Gobierno, a las Instituciones del Estado y al resto de los españoles, pero, como a la vista está, sin mucho éxito, y con contundentes declaraciones de la Unión Europea, cosa que los “pravdas” separatistas callan.

 Dentro de la irresponsabilidad de Puigdemont y la Generalidad catalana, actuando como el perro del hortelano separatista, que ni come, ni deja comer, quizá pretendan emplear el último cartucho para el “suicidio” económico colectivo de miles de personas, provocando la ruina de muchos, con declaración de independencia, convocando al mismo tiempo elecciones y/o con actos de desobediencia, fomentando la violencia (ellos, tan pacifistas), atrincherándose la cúpula de los aspirantes a golpistas en el parlamento catalán, y/o en las cloacas de la plaza de San Jaime, o en el vestuario del estadio del FC Barcelona (seria emocionante que en los partidos de champions los otros equipos se hicieran fotos con ellos) o en otros lugares, agitando a las masas, que acabarán fustradas, viendo que ellos, junto al resto de los contribuyentes que residen en Cataluña y el resto de los españoles, serán los que pagarán las consecuencias del desastre económico y social, y  no, faltaria más, los Puigdemonts, Junqueras, Romevas, Forcadells, Tardás, Rufianes y demás Turullos, los cuales contarán dentro de poco con una suculenta pension vitalicia

 A todo ello, como otro último posible cartucho, la CUP ha propuesto una interesante variante: proclamar la independencia y exiliarse el gobierno separatista en Pergpignan. Se trata de una gran ocurrencia, sólo equiparable a algunas del Pinocho camaleónico, experto en Venezuela, Irán y ortografía. Quizá, en sus ratos libres, podrian rodar otra película en Perpignan, con Puigdemont bailando un tango (pero eh, sólo eso, sin pasasrse) con Forcadell, esa señorita siempre vestida a la última, que irradia alegria allá por donde va.

Sería el ultimo tango de los separatistas.

Noticias más leídas del día