ÚLTIMA HORA

EL PATRÓN YA MANDÓ A VOTAR: CLAUDIA SHEINBAUM PRESIDENTE DE MÉXICO 2024-2030

 
Mi primer viaje a México se remonta a las marchas de protesta indígenas contra las celebraciones del V Centenario del descubrimiento de América que se llevaron a cabo en el año 1992. Estábamos comprometidos con plantarle cara a la versión oficialista y triunfalista del llamado “encuentro entre dos mundos”. Además, nos unimos a los colectivos que se oponían tratado de libre Comercio de México, EE.UU y Canadá. Es decir, que México en 1992 iba a ingresar al exclusivo club del Primer Mundo, aunque 60 millones de habitantes estuvieran condenados a la miseria más absoluta. Una fecha clave que marca el nacimiento de ese monstruo neoliberal que aniquiló por completo al campesinado, a los agricultores, desmanteló la industria y sentenció a millones de trabajadores a ser explotados en las maquiladoras.

Después de dos décadas de ausencia regresé a México y me radiqué en Guadalajara donde estuve durante tres años desempeñando el cargo de corresponsal de prensa extranjera en el Palacio de Gobierno de Jalisco. En el 2022 por razones no muy claras (acusaciones de espionaje) fui expulsado al darse cuenta los funcionarios que estaba investigando el latrocinio institucionalizado de los partidos Movimiento Ciudadano, el PRI, Morena, el PAN, el Verde o el PT. Y también los vínculos de amistad que los relacionaba con la satánica Iglesia de la Luz del Mundo. Yo me hice amigo de los líderes locales y asistía a todos los eventos programados por el Congreso del Estado del Jalisco así como del Ayuntamiento de Guadalajara. Allí conocí al gobernador Enrique Alfaro, e igualmente al finado gobernador Aristóteles Sandoval, ejecutado en un oscuro ajuste de cuentas por gatilleros del CJNG, al alcalde de Zapopán y luego de Guadalajara, “el rey de los negocios inmobiliarios” Pablo Lemus, que se hizo multimillonario frotando la lámpara maravillosa de Aladino. Asistí a reuniones, fiestas y grandes comilonas donde me invitaban los políticos de los distintos partidos, muchas veces entreviste al capo de la “cosa nostra” jaliciense el director de la FIL Raúl Padilla y me codeé con la plana mayor del Opus Dei, los cristeros fundamentalistas, el Yunque (sociedad secreta para garantizar la prevalencia del catolicismo en la política) líderes de las sectas evangélicas de corte sionista o la Iglesia de la Luz del Mundo. Hasta me entreviste con el cardenal emérito el fundamentalista Sandoval Íñiguez que al contarle que era colombiano me comentó que “ese polvito blanco tan rico que producíamos estaba matando a la humanidad”

Entre mis contactos destaco al Dr. “metanfetamina” Lomelí, compadre de AMLO y con el que tanto se abrazaba y besaba en sus conclaves en Guadalajara. Lomelí sigue investigado por la DEA ya que por medio de sus farmacias proveía de precursores al cartel de Sinaloa. Ahora se presenta por MORENA a las elecciones al Senado de la República donde con toda seguridad saldrá elegido. Guadalajara es el Silicón Valley mexicano pues allí se han instalado las principales empresas tecnológicas como Facebook, Google, Apple, Netflix, Linkedln con el objetivo de dominar todo el mercado de América Latina.

López Obrador es uno de los fundadores del movimiento nacionalista MORENA -en clara alusión a la virgen morenita de Guadalupe con el propósito de atraer al pueblo “sabio y bueno”- integrado por ex integrantes del PRI, PAN, PRD (derecha y ultraderecha cristera) En MORENA, que se dicen los verdaderos herederos de la “revolución mexicana”, el pensamiento de Benito Juárez , no existe ideología sino intereses económicos (clientelismo y corrupción) Derrumbando así la prevalencia del PRI que durante 70 años dominó dictatorialmente a México. Las FF.AA se encargaron de reprimir, silenciar y exterminar a la disidencia izquierdista. Muchos de los cuales, como el histórico dirigente de MORENA Porfirio Muñoz Ledo, aplaudieron las drásticas medidas que tomó el genocida Díaz Ordaz cuando ordenó al ejército masacrar a los estudiantes en la Plaza de Tlatelolco en 1968.

MORENA no es un partido sino un movimiento al que se han sumado “desinteresadamente” ex priistas, ex perredistas, ex panistas, es decir, la ultraderecha, conservadores y neoliberales (corruptos y corruptores) que ahora con el puño en alto presumen de ser los más aguerridos “socialistas” o “comunistas” Esta casta de clanes más parecida a una monarquía hereditaria estrecha cada día más sus nexos con los capos de la mafia. Actualmente poseen la mayoría de las gubernaturas y la alcaldía de CDMX. O sea, una maquinaria electoral demoledora e imbatible. Y es que están en juego millonadas y millonadas de dólares, mares de plata, de oro, de piedras preciosas y propiedades de lujo más propias de jeques árabes. En esta mascarada en cualquier momento y dependiendo de las millonadas que se les ofrezca, los conocidos trásfugas o chapulines saltan del PRI al PAN, del PAN a MORENA, del PT al PAN, o sea, se despiertan castristas y se acuestan pinochetistas. Como es el caso de Mario Delgado, ex militante de MC y ligado al cartel del huachicol y actual presidente de Morena, desfalcó millones de dólares como Secretario de Finanzas del Distrito Federal en el gobierno de su compinche el morenista, pero antes priista Marcelo Ebrard, otro cleptómano que desfalcó millones de dólares en la construcción de la línea 12 del metro y luego se fugó a Francia para eludir la acción de la justicia. Desde luego estos genios del teatro de la simulación aplican todas las artimañas habidas y por haber para santificarse. Como también es el caso del narcogeneral Cienfuegos detenido en los Ángeles acusado de narcotráfico y blanqueo de dinero en colaboración con la red criminal de los Beltrán Leyva. Pero tras un día preso y gracias a la intervención de AMLO ante Donald Trump fue liberado. AMLO continúa el mismo libreto neoliberal de sus predecesores aunque cínicamente se autodefina como “antimperialista” y defensor de países revolucionarios como Cuba, Venezuela o Nicaragua. Realmente estamos muy perplejos ante la gran cantidad de mentiras que se puedan contar en menos de un minuto.

Mientras contemplamos este espectáculo tan perverso el 65 % de los 23 millones de indígenas (siervos de las clases pudientes) que tiene México sobrevive por debajo del umbral de la pobreza. Las comunidades indígenas históricamente ha sido el sector más marginado y excluido. Víctimas de la injusticia desigualdad y racismo tienen que resignarse a su papel de siervos sin tierra. En México el enfrentamiento entre el indigenismo, los criollos y los mestizos es secular porque todavía no ha resuelto el “problema de la identidad”.

Fui testigo directo de cómo el comandante insurgente Moisés, en el 25 aniversario del EZLN celebrado en la Realidad, Chiapas, calificó a AMLO de “loco, apestoso y mentiroso” repudiando al nuevo “patrón neoliberal representante de la falsa izquierda y enemigo de los indígenas. El movimiento zapatista ha sido el principal opositor a a la 4T y sus proyectos megalomaníacos como la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya o el tren Interoceánico del Itsmo de Tehuantepec.

Aplicando la doctrina del “humanismo mexicano” el partido de gobierno MORENA ha invertido 745,813.000 millones de pesos en el reparto de ayudas sociales como la pensión del bienestar, los programas sembrando vida, jóvenes construyendo el futuro, las becas Benito Juárez y apoyos directos a 42 millones de personas (la mayoría mujeres) Un voto cautivo gracias al cual saldrá elegida presidenta Claudia Sheinbaum. El éxito de MORENA reside en fomentar el asistencialismo y la dependencia. Como buenos samaritanos promueven el lema de “Por el bien de todos, primero los pobres” Pero se olvidan que son los migrantes que laboran en EE.UU los que con las remesas mantienen la paz social. En el último año los envíos a sus familiares sobrepasaron la escalofriante cifra de 63,313 millones de dólares.

Definitivamente México es un régimen cívico-militar pues la 4T ha firmado un pacto de sangre con las fuerzas armadas (por su supuesta calidad de “incorruptibles”) otorgándole grandes privilegios como el manejo de aeropuertos, puertos, trenes, autopistas, centros turísticos, aerolíneas, bancos, hospitales, etc. Ahora la SEDENA (Secretaría de Defensa Nacional) son los contratistas consentidos. Estamos ante un estado dentro del estado, un estado militar jerarquizado con sus propias leyes y como están aforados no tienen que rendir cuentas pues todas sus actuciones (legales o ilegales) se consideran información reservada que afecta a la seguridad nacional. Tienen autonomía propia y son capaces de poner firmes al Presidente de la República que constitucionalmente es el jefe de las fuerzas armadas. Buena parte de la cupula militar fue formada en la Escuela de las Américas (escuela de asesinos) de Panamá y WestPoint. Son los directos ejecutores en los años setentas y ochentas de la Operación Cóndor, o la batalla contra las drogas y la insurgencia izquierdista que provocó miles de muertos y desaparecidos. En el 2006 y según Wikeleaks AMLO confesó al embajador de EE.UU su plan para militarizar la seguridad de México con el fin de combatir el narcotráfico. Él pretendía ya desde entonces promover una reforma constitucional para dar mayor poder a los militares. Así cuando tomó posesión creó la Guardia Nacional -con sus 140.000 elementos- para garantizar la libertad y el orden. Porque la militarización tiene la misión de cuidar los intereses geoestratégicos y económicos de las elites dominantes y complacer la política neocolonialista gringa. No se deben atacar las causas de la delincuencia sino matar y reprimir (aunque prediquen lo contrario)

Uno de los mayores actos de cobardía y traición de la supuesta 4T “social-comunista” fue ceder ante las presiones de Washington que le obligó a movilizar a 18.000 elementos de la Guardia Nacional para detener la migración ilegal que amenaza invadir los EE.UU. México asume el papel de sicario y represor del éxodo migratorio procedente de Centro América y Suramérica y cumple a rajatabla el trabajo sucio que le encomienda el sheriff imperial como lo demuestra el incendio de la estación migratoria de Ciudad Juárez que causó 40 muertos. AMLO es el máximo impulsor del plan Marshall para Centroamérica que cuenta con un presupuesto de 20. 000 millones de dólares concedido por la administración Biden para atacar así las “causas estructurales” de la migración.

El cartel Jalisco Nueva Generación, el cartel de Sinaloa, la mayiza y los chapitos, el cartel del Golfo, la familia Michoacana, el cartel del Noreste, Cartel de Tijuana, Guerreros Unidos ejercen el control territorial de buena parte del país. En base a pactos secretos con los diferentes partidos políticos se apoderan del presupuesto público (Se estima en un 60% el desfalco total) con el que financian su aparato organizativo. México comparte con EE.UU 3.200 kilómetros de frontera y esa es una de las grandes ventajas que tiene el narcotráfico para infiltrarse en el imperio del norte. Porque las ganancias son infinitas ya que aparte del negocio de los estupefacientes manejan la trata de blancas, el contrabando de armas y el cruce de migrantes clandestinos. Los carteles son multinacionales y ya extienden sus tentáculos por Centroamérica y Suramérica. Las rutas con destino al mercado de EE.UU, dicurren vía la costa del Pacifico, donde patrulla la flota del Pacifico USA, con base en San Diego, y la del Caribe y Centroamérica la controla la IV flota USA con base en Mayport, Florida. EE.UU ejerce la soberanía sobre el territorio mexicano como si se tratara de una “Banana Republic” Pero AMLO insiste en mantener en alto las banderas del socialismo del siglo XXI y consolidar su liderazgo de una utópica unidad latinoamericana (¿con sede en Washington?) Como lo hemos comprobado con la firma del Entendimiento Bicentenario que obliga a México a convertirse en un muro antinmigrante y a combatir a los carteles de la droga que atentan contra la seguridad de EE.UU

Estamos en una guerra abierta pues los carteles de la droga son considerados por EE.UU como narcoterroristas- ya que son los principales proveedores de cocaína, metanfetamina, y el fentanilo que ha dejado en el último año un reguero de 115.000 muertos. Incluso el candidato republicano Donald Trump ha declarado que se propone invadir el norte de México para perseguir a los narcotraficantes y detener la migración ilegal (Esta es la carta más poderosa en su campaña a las elecciones del 2024) México, desde la época de la ley seca, es la cantina, el burdel, la playa tropical y patio trasero, si ustedes lo prefieren, pero los gringos aman tanto a los perros que ni allí los dejarían. El fuero colonial está muy asumido pues hasta en Guadalajara la mayoría de los rótulos de los negocios se escriben en inglés.

¿Dónde se lava el dinero sucio? Los carteles y organizaciones criminales utilizan distintos métodos como el envío de remesas, ingresos en bancos nacionales o extranjeros, las casas de cambio, facturas falsas, inversiones en el sector inmobiliario, triangulación a paraísos fiscales o ponen las cuentas bancarias a nombre de familiares o testaferros. Porque la corrupción y latrocinio está amparada por la ley; es decir que los jueces, fiscales, la policía y altos oficiales del ejército son cómplices de toda esa podredumbre.

El Pentágono, la CIA, la DEA y el FBI se han infiltrado en todos los organismos gubernamentales y actúan en secreto para que México cumpla sus compromisos de perseguir a los carteles y detener a sus capos para extraditarlos. Según documentos desclasificados por el Departamento de Estado los presidentes Díaz Ordaz o Echeverría eran espías de la CIA. Entonces, ustedes ya se pueden imaginar la cantidad de traidores o mercenarios que venden información privilegiada a Washington.

México actualmente se ve asolado por una brutal ola de violencia que impacta el 81% del territorio nacional. Michoacán, Guerrero y Chiapas son “pequeños Vietnam” que dejan diariamente decenas de muertos pues las partes implicadas combaten con la táctica de tierra quemada. Durante el mandato López Obrador se han encontrado 5000 fosas clandestinas y miles de cuerpos imposibles de identificar. Al caer el sol la gente presa del pánico se encierra en sus hogares completamente enrejados ya que las noticias amarillistas que se transmiten por los noticieros de la radio, la TV y las redes sociales los desquician: el número de homicidios en los cinco años y medio de los 4T se eleva a las 185.000 muertes violentas (12.000 menores de edad) a lo que hay que sumarle 175.000 desaparecidos. El presente año 2024 va camino de ser el más sanguinario de los últimos tiempos pues las morgues ya no dan abasto con tantos cadáveres desmembrados, decapitados o torturados. Demasiado sadismo en este camposanto donde revolotean los zopilotes en busca de carroña, lo que nos revela el verdadero rostro de una sociedad enferma, loca, esquizofrénica, alcoholizada, drogada, brutalizada, y satanizada. No es de extrañar pues en nuestra genética existe una mezcla explosiva del culto de la virgen de Guadalupe, a la Santa Muerte o Malverde. Con razón muchos sacerdotes riegan las calles y avenidas con agua bendita pues juran que el diablo anda suelto.

El gran enemigo de la 4T han sido nada menos ni nada más que los movimientos feministas que obligaron a López Obrador y a la alcaldesa de la CDMX Claudia Sheinbaum a blindar los monumentos más importantes del centro histórico que amenazaban con demolerlos a martillazos. Las feministas acusan a MORENA de ser un “patriarcado fascista” que manipula a las mujeres y cuyas cuotas de igualdad de género no son más que “floreros” (adornos) Otro frente abierto es el de las madres que buscan a sus hijos desaparecidos al que el presidente de la manera más indolente ha despreciado al considerar que le hacen el juego a los conservadores. Y para rematar rebaja las cifras de desaparecidos en un intento por minimizar la responsabilidad del gobierno. Y por más que AMLO juró que iba a resolver el caso de los 42 estudiantes desaparecidos de la escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, al final fue incapaz de esclarecer los hechos pues prefirió proteger a las fuerzas armadas -que son las directas culpables de este crimen junto al cartel Guerreros Unidos.

El narcoestado mexicano es una realidad constante y sonante aunque el oficialismo morenista intente negarlo. Siempre se han victimizado y dicen que todas estas acusaciones son producto de una conspiración de la derecha del PRIAN para desestabilizar a la patria. Pero la santa alianza entre políticos, militares, policías y mafiosos es algo que no se puede esconder y es imposible denunciarlos porque reina la total impunidad. Como no existen pruebas jamás serán judicializados. El terror es la mejor arma para amordazar la sociedad y mantenerla en vilo. El narco en México ha desatado la campaña electoral más violenta de la historia. ¡Balas o votos pal patrón, cabrones! Se han asesinado más de 30 candidatos y cometido 750 atentados (entre fines del 2023 y mediados de mayo del 2024) contra políticos o sus familiares. Definitivamente los carteles del narcotráfico son los verdaderos protagonistas de los comicios.

Por ejemplo, en Jalisco “el Mencho”, el líder del Cartel Jalisco Nueva Generación, elige al gobernador, a los alcaldes y ediles que le son más favorables para asegurar la buena marcha de sus actividades ilícitas. Y quien se oponga a sus designios sabe que su vida o la de sus familiares corre peligro. Los métodos preferidos son la extorsión, el soborno y el chantaje o el secuestro. Hay que aceptar las reglas de juego y los sicarios puntualmente exigen el cobro de a piso o cuota a los bares, restaurantes, prostíbulos, cadenas hoteleras o supermercados, aparte de un impuesto por las venta de alcohol, gasolina, tequila y la producción de aguacates, mango o maíz. Hay que celebrar así que no pare la fiesta, que corra a raudales el whisky y el tequila, que no callen los mariachis y bailemos todos acompañados por bellas escorts. Para amenizar las farras de los grandes capos Caro Quintero, Carrillo Fuentes, el chapo Guzmán, el Mencho, los hermanos Rodríguez Orejuela o Pablo Escobar. se contratan los mejores artistas como es el caso del famoso cantante de rancheras Vicente Fernández o Juan Gabriel .

Y quizás lo más sucio y despreciable que he descubierto sean las relaciones de la clase dirigente mexicana con la Iglesia de la Luz del Mundo o la nueva Sodoma y Gomorra, liderada por el apóstol pedófilo Naasón García -que hoy cumple una condena en los EE.UU por abusador sexual y violador de menores de edad. Y resultan que lo protegen y declaran inocente los diputados de Morena del Congreso de la República García Almaguer, Fabio Castellanos Polanco, y Emanuel Reyes Carmona, mientras en el Congreso de Jalisco es defendido por Clemente Castañeda, Jonadab Martínez y Kehila Ku de Movimiento Ciudadano. Hasta el propio gobernador Enrique Alfaro, y todos los presidentes municipales y gobernadores de Guadalajara de los últimos 30 años ya sean del PRIAN o MORENA han recibido la bendición del Apóstol de Jesucristo, incluido un adepto incondicional, el ex rector de la Universidad de Guadalajara Tonatiuh Bravo Padilla.

Tuve la posibilidad de contactar con algunos miembros del CJNG en la localidad de Tlaquepaque y soy testigo de cómo el cartel patrocinó la campaña política de MC y de MORENA en las elecciones municipales en Jalisco 2021. Y encima con todo el descaro los sombrerudos se paseaban en sus camionetotas empuñando sus cuernos de chivo y presumiendo de su poderío. Los carteles del narcotráfico tienen en nómina no solo a los políticos, jueces o policías sino también a miles de jóvenes de las clases menos favorecidas que reciben un “salario digno” (30 dólares diarios) por prestar sus invaluables servicios. Que se puede esperar si México es el noveno país con más pobres en el mundo y cuya dieta básica es a la tortilla y el frijol. La única salida para la juventud depauperada es emigrar a EE.UU o enrolarse en los carteles del narcotráfico.

En México el voto sale a subasta y se compra o se vende dependiendo de la oferta y la demanda. El cliente o elector debe elegir si prefiere que le den 500 pesos o una despensa con los alimentos básicos. Todo esto es algo muy normal, sobre todo, en zonas rurales, donde el que manda es el patrón o el padrino de turno. En este “carnaval democrático” se derrochan ingentes recursos económicos dedicados a las campañas de publicidad y de propaganda que pretende cautivar a la mayor cantidad de electores. Pero aquí lo más importante son los espectáculos faranduleros donde actúan afamados cantantes o grupos musicales pues la esencia de la democracia es la farra y el alcohol. ¿Quién financia las campañas? El patrón siempre está dispuesto a llegar a acuerdos con sus ahijados y quien no cuente con sus avales fracasa. En esta parodia los candidatos utilizan la retórica charra en el que predomina un discurso estéril y falto de ideología donde se vociferan consignas y mantras más propios de las hinchadas futbolísticas.

AMLO ha tenido cinco años y medio para hacerle campaña a su “ahijada” en las famosas “Mañaneras” -donde estuve participando en una docena de ocasiones. La Dra. Claudia Sheinbaum no tiene contendientes porque los otros candidatos Xóchitl Gálvez del PRIAN-PRD y Álvarez Mainez por Movimiento Ciudadano no dan la talla ni pueden hacerle sombra. Sus opositores la acusan de incontables actos de corrupción y de mantener vínculos con los carteles del narcotráfico por intermedio de su ex jefe de policía García Harfuch. Pero tranquilamente contesta que si tienen pruebas las presenten ante los tribunales porque ella es honesta e incorruptible. Las elecciones del domingo no serán limpias ni libres” -ha advertido Xóchitl Gálvez

Así que definitivamente Claudia Sheinbaum, que en su juventud abrazó las ideas marxistas y fue becaria de los Rockefeller, será ungida como la nueva presidenta de México para el periodo 2024-2030. Y los muy ilusos que la voten creerán que ella es el heraldo de la paz y la tranquilidad, cuando realmente de antemano su patrón ha decretado que hay que entregarle más poder a los militares y aumentar el número de efectivos de la Guardia Nacional. La filosofía de “abrazos y no balazos” ahora tendrá que ser aplicada por una amorosa madre que protege a sus hijos.

De repente, en un ataque de éxtasis místico las dos candidatas favoritas -y a pesar de que Claudia Sheinbaum se confiesa atea- han peregrinado al Vaticano a entrevistarse con el Papa Francisco. ¿Cómo redimir a México de tanta violencia y enfrentamiento fratricida? Las oraciones del santo padre son la última esperanza para que Dios obre el milagro y brille la paz y prosperidad. Que el Sagrado Corazón y la virgen de Guadalupe nos ampare y nos favorezca.

Aunque la 4T ha firmado los tratados internacionales para combatir el calentamiento global y la emisión de gases de efecto invernadero, lo cierto es que son negacioncitas del cambio climático. Porque entre sus planes a corto plazo y largo plazo está el construir nuevas refinerías y aumentar la producción de petróleo y el carbón. La contaminación de los mares, de los ríos y de los lagos, sumada a los incendios forestales es apocalíptica. La naturaleza agoniza sin que haya ninguna esperanza de revertir este proceso autodestructivo. Pertenecemos en una sociedad capitalista neoliberal que promueve el más desaforado consumismo. Los principios suscritos en el T-MEC destacan que México es el principal socio comercial de EE.UU. Por algo BlackRock se ha quedado con el 90% de la bolsa de valores.

Las elecciones del 2 de junio ya tienen un ganador claro y es “la heredera” Claudia Sheinbaum de origen judío askenazi y Sefardí criada en una familia de honda raigambre izquierdista. Que por cierto mantiene un silencio cómplice al no condenar el genocidio sionista en Gaza. No hay vuelta de hoja y ella será la primera presidenta de México y muy acorde con esta época contemporánea marcada por el feminismo, la igualdad de género y la agenda 2030. El partido demócrata de EE.UU junto al lobby judío la apoyan incondicionalmente y que sin lugar a dudas saldrá elegida con más del 53% de los votos.

Carlos de Urabá 2024

Noticias más leídas del día

¿Un nuevo centro de MENAS en Santa Brígida (Gran Canaria)? (VÍDEO)

¿Por qué permitimos esto a Marruecos? (VÍDEO)

Ana Oramas. Opinen ustedes (VÍDEO)

El influencer marroquí Malik recomienda a Europa que proteja sus fronteras