ÚLTIMA HORA

CRÓNICA ROSA

Marisa Jara muestra en bikini y sin complejos los estragos del cáncer

La modelo, que ha pasado dos veces por quirófano, muestra orgullosa su cicatriz

Canarias Noticias - 17/07/2019
Marisa Jara

Marisa Jara ha demostrado con creces que es una mujer muy fuerte. La modelo pasó hasta dos veces por quirófano después de que los médicos le detectaran un tumor maligno en el estómago, coincidiendo con un dulce momento profesional como modelo curvy y en un momento de su vida en el que intentaba ser madre.

Después de meses de batalla, la modelo ha decidido que este verano no piensa esconder su cuerpo a pesar de la enorme cicatriz que tiene en la tripa como consecuencia de las dos intervenciones a las que se ha sometido. Jara prefiere normalizar la situación y estos días ha publicado varias fotografías de sus vacaciones en California en las que posa en bikini, orgullosa y sin complejos.

Ver esta publicación en Instagram

#summervibes #venicebeach 

Una publicación compartida de MARISA JARA (@marisajarab) el

Ver esta publicación en Instagram

#imsohappy #hollydays #relaxtime #lovebeach  #california

Una publicación compartida de MARISA JARA (@marisajarab) el

Todo han sido elogios y mensajes de cariño de sus seguidoras, que también quisieron compartir con la modelo sus experiencias personales. "Heridas de guerra que te hacen más fuerte", escribió en una de sus fotos su amiga Elena Tablada.

Ver esta publicación en Instagram

#beachtime #santamonica

Una publicación compartida de MARISA JARA (@marisajarab) el

El pasado mes de noviembre, Marisa anunció que, de momento, no puede ser madre. "Tengo endometriosis y no puedo ser madre de manera natural. Es el sueño de mi vida. El oncólogo me ha dicho que ahora me olvide de ser madre, por lo menos en dos años. Mis planes se van al traste. Ahora tienen que estar pendientes de que el cáncer no se me reproduzca", contó preocupada en la entrevista.

Desde que le fue detectado el tumor, la modelo ha aprendido a convivir con su enfermedad y someterse a unas pruebas cada cuatro meses, algo que le produce terror. "Querer ser madre me ha salvado la vida (...) La palabra 'cáncer' me impresiona, me cuesta, me da mucho miedo, pero quiero dar visibilidad a esta enfermedad. Ha sido de un día para otro, estoy tan asustada que intento exprimir la vida al máximo. Le doy mucha más importancia a vivir, saboreo las cosas mucho más".

Noticias relacionadas

Noticias más leídas del día